Gacetillas

Conflicto por irregularidades en el comercio de granos

Por la demora en los pagos, la Federación de Acopiadores de Cereales estima que los vendedores les financian a los exportadores y a la industria más de 100 millones de pesos anuales sólo por el comercio de soja.





La Federación de Acopiadores de Cereales volvió a reclamar a los compradores de granos –exportadores e industriales- que cumplan las reglas y usos del comercio de granos que establece que deben abonar el 100% del precio dentro de las 72 horas para la mercadería conforme, tanto en las operaciones a fijar como en aquellas en que se hubiera completado la entrega del contrato. A su vez, en caso de existir liquidaciones finales sujetas a análisis, su pago no debería dilatarse por encima de los cinco días hábiles.

Pese a este compromiso inherente a las reglas y usos del comercio de granos, refrendado por las partes en marzo de 2016 en el marco de una Comisión Intersectorial, los compradores han implementado arbitrariamente la modalidad de hacer dos liquidaciones (una parcial por el 97,5% del precio y otra final por el 2,5%). Al dilatar los pagos, los compradores se apropian de una ventaja financiera que sólo en soja representa alrededor de 100 millones de pesos anuales. Esto sin contar la transferencia de recursos que implica la comercialización de maíz, trigo, girasol, cebada, etc.

Según la Federación de Acopiadores, “lo más incomprensible es que las casas matrices de las empresas que en nuestro país fraccionan el pago, en sus países les pagan el 100% directo a sus productores antes de las 48 horas”.

Además, desde la entidad lamentan que, a pesar de las obligaciones asumidas, la exportación y CIARA recomiendan no progresar en acuerdos, dejándolos supeditados a la “negociación entre partes”. “Esto significa una falta total de responsabilidad institucional y compromiso con la estructura privada de normas de autorregulación en el comercio de granos, que han sido el pilar de un sistema comercial eficiente y equitativo, orgullo de nuestro país y ejemplo para el mundo”, agregan.

Para los acopiadores, “esta situación tan absurda como inexplicable sólo puede producirse y perdurar por imperio de posiciones de fuerza o dominantes en la negociación”.
 
Desde la entidad que nuclea a más de 1000 acopios en todo el país, se trata de un tema clave que distorsiona el comercio eficiente y equitativo. La Federación de Acopiadores destaca que seguirá prestando atención a esta circunstancia y realizará todas las acciones que sean necesarias en procura de una solución, incluyendo la insistencia ante las autoridades para obligar a los compradores finales a cumplir con los compromisos asumidos al momento de dictar las normas del comercio de granos.

Enviá tu comentario

Gacetilla

El encuentro se hará el 13 y 14 de mayo del año próximo como medida de protección y prevención en contexto de la pandemia originada por el Covid-19.

Gacetilla

La cadena agroindustrial nacional se encuentra en uno de los momentos clave del año como es la cosecha de granos gruesos. Mantener su normal funcionamiento de punta a punta resulta vital para el país, ya que es el primer eslabón necesario para la producción de alimentos. Desde la Federación de Acopiadores, entidad que nuclea a un grupo de empresas que brindan un servicio fundamental para el comercio y la logística de los granos, consideramos que es posible garantizar el funcionamiento si todos actuamos con responsabilidad.

Gacetilla

El próximo 14 y 15 de mayo en el Hotel Sheraton se plantearán los desafíos de la cadena de trigo y se pondrán sobre la mesa las principales herramientas para mejorar su competitividad. La Federación de Acopiadores de Cereales vuelve a ubicar al cereal en el centro del análisis.

Gacetilla

La Federación de Acopiadores envió ayer una carta al Presidente de la Nación y al Ministro de Agricultura argumentando que con el nuevo régimen de derechos de exportación, un productor de 1.000 toneladas de maíz ve reducido su ingreso anual de $1.800.000 a $972.000. Si el “esfuerzo” fuese equitativo, un funcionario que cobra $138.500 al mes debería percibir ahora $74.800 (lo mismo que el productor maicero que arriesga su capital cada campaña).